Aborto Inducido: Métodos y Riesgos

La interrupción del embarazo de manera voluntaria, o aborto inducido es cuando se provoca la muerte del feto para su posterior extracción, éste se hace con o sin asistencia médica, aunque es recomendable que sea bajo supervisión de personal especializado.

que es un aborto inducidoSegún la Organización Mundial de la Salud, de 210 millones de embarazos anuales, cerca de 46 millones (un 22 por ciento), terminan en abortos inducidos y 19 millones de estas interrupciones se hacen en países donde es ilegal hacerlo.

Esto lleva a muchas mujeres a realizarse procedimientos inseguros, en lugares insalubres y sin supervisión médica; en algunos casos bajo supervisión de personas que dicen ser especialistas y realmente no lo son, ocasionando en la mujer afecciones graves.

¿Qué método utilizar para interrumpir un embarazo en su etapa inicial?

La interrupción del embarazo de manera inducida se puede hacer de varias maneras y la decisión de usar uno u otro método dependerá del tiempo de gestación.

  • Durante el primer trimestre (entre cero y doce semanas) se recomienda utilizar alguno de estos métodos: la aspiración manual, la succión al vacío, la dilatación y curetaje o el uso de fármacos para abortar.
  • Durante el segundo trimestre (entre 12 y 28 semanas) se recomienda el uso de métodos como: dilatación y evacuación, dilatación y extracción intacta o inducción al parto prematuro.
  • Durante el tercer trimestre (entre 28 y 30 semanas) se puede terminar con un embarazo con técnicas como: histerectomía, dilatación y extracción intacta o inducción al parto prematuro.

Vale acotar que mientras más avanzado esté el embarazo más riesgoso se torna terminar con él, por lo que es sugerible, incluso indicado por especialistas de la salud, que una interrupción del embarazo se haga durante el primer trimestre, para que este sea seguro para la salud de la madre.

El aborto farmacológico o con pastillas consiste en el uso de uno o varios medicamentos que producirán la interrupción del desarrollo normal del embrión y su posterior expulsión a través del canal de parto. Esta forma de interrumpir un embarazo es factible durante las primeras semanas de gestación y aunque puede hacerse en casa es recomendable estar cerca de un centro asistencial en caso de requerir ayuda médica.

Por otra parte, se le llama aborto quirúrgico al conjunto de técnicas médicas utilizadas para terminar con un embarazo, entre ellas se encuentran la aspiración manual, la dilatación y evacuación, la histerectomía y cualquier otra técnica que deba ser aplicada por un médico especialista.

Estas técnicas quirúrgicas deben ser aplicadas en centros de salud con personal especializado y aunque la mayoría de estos procedimientos son de corta duración tienen riesgos como cualquier intervención médica.

Riesgos asociados al aborto inducido

Cualquiera de los métodos para culminar con un embarazo debe hacerse bajo supervisión médica o bajo el cuidado de personal capacitado, de lo contrario existe la posibilidad de contraer afecciones a la salud.

Algunas de estas afecciones pueden ser: infecciones en las trompas de Falopio o útero, hemorragias, daños al útero que pueden causar infertilidad y casos más severos la muerte de la madre.

La muerte materna es de las afecciones más comunes de abortos que salieron mal, allí radica la importancia de acudir a especialistas médicos para interrumpir un embarazo no deseado.

La decisión de acabar con un embarazo es muy personal, en la mayoría de las ocasiones la mujer puede sentir que no debe compartir su elección con otras personas.

Sin embargo, es importante acudir a médicos o personal capacitado para conversar sobre su deseo de interrumpir el embarazo, para recibir asesoría en ese sentido.

Luego de haber  interrumpido un embarazo, la recuperación física en la mujer se hará en un par de días y para evitar futuros embarazos no deseados deberá comenzar a utilizar anticonceptivos orales, de barrera o cualquier otro método anticonceptivo.