Aborto Precoz y Posibles Afecciones

Cada vez es más común detectar el embarazo en sus primeros días. Si este no es deseado, la mujer tomará la decisión que considere sea la que más la beneficie. Antes de la sexta semana el embrión es tan pequeño que no puede verse en el ultrasonido.

Aborto precoz inducidoEl aborto temprano o precoz es aquel que ocurre antes de la semana 12. Pero, si el embarazo no puede detectarse en una ecografía, la mujer debe realizarse una prueba de sangre u orina para determinar con certeza que el embarazo existe.

Aborto precoz inducido

Luego que se haya confirmado la existencia del embrión, un aborto muy temprano es un tratamiento eficaz y seguro. Sin embargo, es importante realizar un chequeo posterior al tratamiento para la terminación del embarazo para verificar que este se llevó a cabo y que el mismo no se encuentre fuera de la cavidad uterina (embarazo ectópico).

Si luego de realizado el aborto aún hay una cantidad significativa de la hormona del embarazo hCG, en la sangre o en la orina, es una característica de embarazo ectópico, por lo que es recomendable asistir a un centro de salud lo más pronto posible, para evitar problemas de salud, como ruptura de las trompas de Falopio, entre otros.

Aborto precoz involuntario

Cuando la pérdida temprana es espontánea puede ocurrir, a menudo, como resultado de alteraciones genéticas del feto, por lo que muere y es desechado a través del periodo menstrual. Cerca de 30 por ciento de las mujeres pueden llegar a experimentar un aborto precoz involuntario.

A pesar de ser una anomalía común no se ha determinado de manera clara por qué sucede esto, pero hay algunas causas posibles de esta afección, como las siguientes:

  • Anomalías uterinas: cuando la madre tiene defectos en la cavidad del útero como miomas, pólipos, cicatrices o tabiques uterinos puede interferir con desarrollo del feto.
  • Anomalías cromosómicas: según estudios entre 50 y 60 por ciento de las pérdidas se deben a anomalías de este tipo en el feto; de estos casos cerca de la mitad se debe a la presencia de un cromosoma extra, conocida como Síndrome de Down.
  • Edad materna: la tasa de pérdida aumenta con la edad de la madre, casi la mitad de los embarazos en mujeres de más de 40 años terminan en pérdida, esto se debe a la anormalidad que sufren los óvulos en mujeres de edad avanzada.
  • Enfermedades autoinmunes: existen estudios que indican que la presencia de ciertos anticuerpos como los anticuerpos anticardiolipina y los anticuerpos anticardiolipina, es superior en mujeres que tienen pérdidas espontáneas.
  • Infecciones: algunas infecciones bacterianas como estreptococos, infecciones virales como el citomegalovirus, infecciones parasitarias como la toxoplasmosis; incluso la diabetes no diagnosticada puede provocar pérdidas fetales.
  • Problemas de coagulación: entre las causas más comunes de aborto es la trombofilia o propensión a coagular; este padecimiento puede ser tratado con anticoagulantes, pero bajo supervisión médica.
  • Exposición a ciertas sustancias: estar expuesta a altas dosis de radiación y la quimioterapia también pueden provocar la pérdida del embarazo, así como en caso de trabajar en fábricas, la exposición a sustancias químicas como disolventes, colorantes o metales aumentan el riesgo de aborto temprano.
  • Factores ambientales: la exposición a toxinas que se encuentran en el ambiente, el estrés, enfermedades crónicas, como de tiroides, adhesiones uterinas, diabetes mal controlada, pueden ser otras causantes; el consumo excesivo de alcohol, tabaco y drogas pueden ser factores determinantes.

En la mayoría de los casos las mujeres se culpan por haber sufrido de una pérdida de manera espontánea, incluso si está en las primeras semanas de gestación. Hay que recalcar que casi nunca se puede hacer nada para prevenir un aborto espontáneo, esto tampoco significa que no pueda tener embarazos exitosos, al contrario, hay mayores posibilidades que se logre llevar a término un embarazo luego de una pérdida.