Aborto, Entre La Realidad Y El Mito.

Para entender con mayor claridad lo que significa el aborto, considerado como la terminación del embarazo antes de que el feto sea viable, es necesario que sepas que es una práctica muy antigua. La raza humana ha usado este mecanismo a lo largo de su evolución, como medio para deshacerse de bebés con deformidades o alguna enfermedad, porque entre otras cosas eran considerados por esas culturas como de mal agüero (traían calamidades), la decisión también podía obedecer a razones económicas, incluso cuando nacían mellizos o solo por el hecho de ser niñas.

los mitos y el abortoEl Dr. José Manuel Reverte Coma, escribió un ensayo en 1983, en Madrid, España titulado: Las Fronteras de la Medicina. En ese trabajo literario científico hace referencia a que las cosas han ido cambiando con el tiempo, según las necesidades de cada cultura. En la antigua Australia, Melanesia y Polinesia, el infanticidio (la muerte del niño al nacer) era común. Los sabios de los grupos, en tiempos remotos, descubrieron en las plantas una vía para lograrlo. Los cronistas españoles, escribieron sobre, cómo los aborígenes conocían plantas que incluso eran esterilizantes, preventivas de la natalidad.

Para los antiguos árabes y chinos, el infanticidio, sobre todo de niñas era un deber. Platón, lo recomendaba en su “República” como el medio de eliminar a lo que el llamaba tarados. En la antigua Roma se le consideraba al feto como portio viscerum matris y por esa razón se podía disponer de su propio cuerpo al poder tomar de su cuerpo con libertad, entre otras cosas, podía abortar. En algunas épocas fue considerado como una ofensa para el marido. En aquellos años no solo las prostitutas abortaban, cualquier mujer podía hacerlo.

Esto no era considerado como un problema moral, sino como un problema económico. Eso ha cambiado con el tiempo, según los expertos, la posición frente a el cambia con el cristianismo y su enorme influencia: Autores como Tooley (1978) escribió, “Normales o no, poseen una naturaleza ontológica y biológica que desarrollará en una persona y destruirlos supone un acto intrínsecamente malo. Además aunque no fuese malo per se, lo sería por sus consecuencias”.

El papel de la religión

Hablando de religión, en el Talmud, libro que recopila la tradición oral judía en relación a la religión y las leyes. Consideraba antiguamente al feto parte de la madre y no le otorga jerarquía jurídica hasta que nace. En el año 1140 se consiguen datos históricos de la primera prohibición del aborto de un feto formado, a través de un decreto hecho por Graciano, quien fue un monje italiano, jurista y profesor de teología. Luego en 1211 el papa Inocencio III, introduce este concepto en su Encíclica Sicut ex y comienza a verse el aborto como el peor de los crímenes, porque para los cristianos, ese nuevo ser no sería bautizado y en consecuencia nunca borraría el pecado original.

la religión y el tema abortoLes cuento todo esto porque las leyes permiten la vida en armonía de las sociedades y se hacen en gran medida en función a las creencias de esos grupos. Para aquellos tiempos, un feto formado según la definición de Aristóteles, era aquél que tenía alma, ese criterio fue mantenido por San Agustín, cuyas ideas todavía tienen gran apoyo en la actualidad. Entonces, la creencia era que los niños tenían alma después de 40 días si eran varones y después de 90 días si eran hembras. Hubo teólogos como el dominico Juan de Nápoles que en el siglo XVI consideró: “no es condenable el aborto que se realiza si el feto está inanimado (no tenía alma) para salvar la vida de la madre”. En el siglo XVII Tomás Sánchez, teólogo, apoyaba la consideración de que “se podía sacrificar algo que no era un ser humano para salvar a un ser humano” y que eso era aplicable en casos de “legítima defensa contra una injusta agresión” considerando al feto como agresor.

Ya en el año 1588, en su decreto Effraenatum, Sixto V, castiga con excomunión a todo aborto, estuviese formado o no el feto.  Hasta nuestros días, en la iglesia católica, con todo su poder de influencia, la discusión sigue abierta y sigue siendo sancionado el acto de abortar deliberadamente. Sin embargo, para otro grupo de cristianos, como los Luteranos (protestantes) las ideas varían según las políticas demográficas de cada país (las que se refieren a sexo, edad, talla, entre otras características)

Para un biólogo, en un sentido de individualidad biológica, el nuevo ser, la nueva vida autónoma e independiente, nace en el mismo momento de la fecundación. El nuevo ser humano con todos sus atributos, está en el momento en el que fue engendrado. El biólogo no se detiene en el alma ni en la política para él es solo ciencia pura.

En los últimos años, los políticos son quienes toman las decisiones en algunas formas de gobierno civilizado. Ellos pasaron a sustituir a los sabios de tiempos remotos y si sus posiciones presentan al aborto como un procedimiento inmoral, peligroso y doloroso en el que las mujeres lamentarán su decisión y terminaran enfermas mentales o estériles, entonces no será cómodo el camino para aquellas que por motivación propia quieran llevar adelante una terminación de un embarazo.

Mitos y realidades del aborto en nuestro tiempo

mitosQuiero apoyarme en información científica proveniente del estado de California en Estados Unidos que es uno de los 17 estados que cubren el aborto seguro y la atención de posterior para las mujeres inscritas en Medi-Cal, que es un programa federal de seguro médico estatal para los más desposeídos.

Un mito es una historia imaginaria que altera las verdaderas cualidades de una persona o de una cosa y les da más valor del que tienen en realidad. Según un estudio de 2014 de la Universidad de California en San Francisco, que dio seguimiento a 55.000 mujeres durante seis semanas después de sus abortos. El aborto seguro, es estadísticamente casi tan arriesgado como hacerse una colonoscopia. Es decir un aborto seguro tiene una incidencia de complicación muy baja. Lo que hace un verdadero mito que el aborto es peligroso.

En Estados Unidos, apenas una cuarta parte del uno por ciento de los abortos seguros realizados, conducen a complicaciones mayores de salud.

Otro mito muy común, tiene que ver con el aborto médico o terapéutico realizado con píldoras. El 20% de los procedimientos son realizados con pastillas. Según los centros para el Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos,  el 28,5 por ciento tuvo lugar en las primeras nueve semanas de embarazo. El Instituto Guttmacher también encontró que los abortos médicos aumentaron considerablemente desde 2008 hasta 2011, lo que significa que más mujeres han terminado sus embarazos con esta alternativa a la cirugía.

¿Toda mujer que aborta se arrepiente?

Una preocupación de la mujer que piensa en abortar tiene que ver con la creencia de que “las mujeres que se practican abortos se van a arrepentir”, y son más propensos a sufrir problemas de salud mental debido a él. Esto está muy alejado de la realidad porque estudios científicos avalan que la mayoría de las mujeres no se arrepiente de su decisión y no son más propensas a experimentar problemas de salud mental que las mujeres que llevan un embarazo no deseado a término.

Mientras que muchas mujeres experimentan una mezcla de emociones después de un aborto, el 95 por ciento de las mujeres que tienen abortos en última instancia, sienten que han tomado la decisión correcta, de acuerdo con un estudio realizado en agosto de 2013 por la Universidad de California de San Francisco. “Experimentar emociones negativas post aborto es diferente de la creencia de que el aborto no fue la decisión correcta”, explicaron los investigadores.

Por otra parte, mientras que los embarazos no planificados a menudo causan estrés emocional, no hay evidencia para sugerir que las mujeres que deciden interrumpir su embarazo serán más propensas a sufrir de problemas de salud mental, según un informe de 2008 de la Asociación Americana de Psicología, que investigó todos los médicos de interés los estudios publicados desde 1989.

La APA encontró que los estudios anteriores que atribuían al aborto la causa de depresión y otros problemas de salud mental, fallaron consistentemente para tener en cuenta otros factores de riesgo, en particular la historia clínica de una mujer. La APA representó estos factores y encontró que, entre las mujeres que tienen un embarazo no planeado, los que tienen abortos no son más propensos a experimentar problemas de salud mental que los que llevan el embarazo a término.

¿Sienten dolor los fetos?

En cuanto al dolor que sufren los fetos durante abortos, se puede apuntar que es un mito. Puesto que científicamente está demostrado que no pueden sentir dolor al menos hasta la semana 24 de gestación.

¿siente dolor el feto?Los expertos que van desde la universidad real de Gran Bretaña de Obstetras y Ginecólogos al Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos, están de acuerdo con esa línea de tiempo. De hecho, la investigación de la UCSF encontró que los fetos no pueden percibir el dolor antes de 29 o 30 semanas de desarrollo.

La mayoría de la gente piensa que el aborto debería ser ilegal. Otro mito que se cae con trabajos de investigación realizados por la encuestadora Gallup, que en 2014, en Estados Unidos llegó a siguiente resultado: el 78 por ciento de los estadounidenses piensa que el aborto debería ser legal en algunas o en todas las circunstancias. (Cincuenta por ciento dijo que “algunas circunstancias”, mientras que el 28 por ciento dijo todo.) Lo que es más, en 2012, Gallup encontró que el 61 por ciento de los estadounidenses piensa abortos que tienen lugar durante el primer trimestre del embarazo debería ser legal. Se considera que la mujer debe tener derecho a elegir y existe jurisprudencia al respecto.

¿El índice de abortos aumenta cuando es legal realizarlos?

Un mito recurrente es que por la permisividad existente en estos momentos la tasa de aborto en los Estados Unidos se ha disparado. La realidad indica todo lo contrario, la tasa de aborto en los Estados Unidos es la más baja que ha sido desde 1973.

La tasa de aborto ha estado en declive desde hace años, y alcanzó su nivel más bajo en 2011, según los últimos datos disponibles del Instituto Guttmacher. El autor del estudio atribuye en parte la disminución a un mejor uso de anticonceptivos y más opciones de anticoncepción a largo plazo, como el DIU.

El acceso a los medios para abortar es otro mito, la mayoría de las mujeres estadounidenses no tienen un fácil acceso a instituciones para practicarse un procedimiento de término del embarazo. Más del 57 por ciento de las mujeres estadounidenses viven en estados que son hostiles a los derechos al aborto, según el Instituto Guttmacher. Esto representa un marcado incremento a partir de 2000, cuando el 31 por ciento de las mujeres estadounidenses vivía en esos estados. En 2011, el 89 por ciento de los condados en los Estados Unidos no tenía las clínicas de aborto.

Esto no es casual: Al otro lado de los EE.UU., los legisladores han aprobado 231 nuevas restricciones al aborto en los últimos cuatro años, según un análisis de Guttmacher de enero de 2015. Como resultado, muchas mujeres tienen que recorrer grandes distancias para llegar a una clínica de aborto, donde pueden enfrentarse a periodos de espera de 24 horas. Estas barreras afectan particularmente a las mujeres que viven en zonas rurales y de bajos ingresos, que a menudo no pueden permitirse el lujo de dejar de trabajar y pagar por el gas y una habitación de hotel. Otras leyes obligan a las mujeres a ir a través de procedimientos potencialmente angustiantes, como ver sus propias fotos de ultrasonido, con el fin de avanzar con un aborto.

¿La mayoría de las mujeres que abortan es porque las obligan?

Es otro mito considerar que las mujeres son frecuentemente obligadas a tener abortos. Ellas rara vez mencionan que han sentido presión de la familia o relacionados que la hayan llevado a tomar la decisión de abortar.

Un estudio de 2005 del Instituto Guttmacher encontró que menos del 1 por ciento de las mujeres encuestadas mencionó alguna presión entre sus principales razones para tener un aborto. Un estudio de 2013 de la UCSF llegó a una conclusión similar, y se encontró que mientras que las mujeres rara vez se hablan de alguna coacción de la pareja como una razón para abortar, muchas manifestaron que lo hicieron por el deseo de escapar de una mala situación o porque el embarazo fue producto de violencia doméstica.

Otro de los mitos  que más se dicen es que las mujeres nunca tendrían abortos si hubiesen experimentado lo que es tener un hijo. Esto se viene abajo porque la mayoría de las mujeres que terminan deliberadamente su embarazo antes de tiempo ya son madres.

Sesenta y uno por ciento de las mujeres que tuvieron abortos en 2008 fueron madres, y el 34 por ciento tenía dos o más hijos, según el Instituto Guttmacher. Ese número sólo aumentó después de la crisis financiera de 2009. La Federación Nacional del Aborto dijo a la pizarra que entre 2008 y 2011, el 72 por ciento de las mujeres que buscan abortos ya eran madres. Un estudio de Guttmacher encontró que las madres suelen tener abortos para proteger a los niños que ya tienen; que simplemente no pueden permitirse el lujo de levantar otro niño.

Mitos del Aborto en Europa

Cuando no hay información suficiente y adecuada surgen los mitos. Estos son algunos de los que existen en España, según Laura Tejado Montero, activista del movimiento feminista de Madrid:

A las mujeres que escogen abortar no les importa el tiempo que tengan de gestación 

En España, la ley en vigencia establece un plazo de 14 semanas en el que la mujer es libre de tomar una decisión sobre la continuación o interrupción de su embarazo. Además, hasta la semana 22 se acepta abortar en caso de grave peligro para la vida de la gestante y durante los 9 meses, cuando se trata de anomalías graves del feto que no son compatibles con la vida.

España y las leyesLas estadísticas oficiales del mencionado país, refutan el mito de que a las mujeres les da igual hacerlo en cualquier momento. En 2012 el 90,23% de las mujeres abortaron en las primeras 12 semanas de gestación y el 96´09% en las primeras 16.

El aborto es usado como método anticonceptivo entre las mujeres más jóvenes

La normativa actual española, le permite al adolescente de 16 y 17 años abortar sin la aprobación ni el conocimiento de sus padres o tutores. Un informe de la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo (ACAI) señala que para el periodo entre julio de 2010 y octubre de 2011 del total de mujeres que se realizaron este proceso, apenas el 3,23% tenían entre 16 y 17 años. De esa muestra solo un 13% no pudo informar a su familia o tutores legales y los motivos tenían que ver con: desamparo familiar, progenitores en prisión, padres viviendo fuera del país, entre otros. En el año 2012, según datos oficiales, 60% de las interrupciones de embarazo fueron mujeres entre 20 y 39 años.

Abortar provoca traumas psicológicos

No hay evidencia médica del síndrome post-aborto, que afectaría a la estabilidad mental de las mujeres que interrumpen voluntariamente su embarazo. Ningún estudio ha hecho vinculación alguna entre algunos estados de ánimo y trastornos psicológicos ni psiquiátricos. Lo que sí se revela es que si una mujer, en lugar comprensión, se encuentra en un entorno con fuertes convicciones religiosas y morales en contra del aborto, puede experimentar sentimientos de culpa.

Al igual que en Estados Unidos existe en España la creencia de que leyes restrictivas del aborto reducen su práctica.

Aquí aparecen los remedios naturales y caseros como grandes salvadores (infusiones de hierbas, introducción de objetos punzantes en el útero, ingesta de pastillas naturales, entre otros) para provocar abortos. Según los datos de la ONG Ipas, existe una media de 30 veces más muertes maternas en aquellos países donde interrumpir un embarazo está legalmente restringido y esto suele estar asociado a la poca o nula información sobre el tema.

El tratamiento de la interrupción del embarazo en el discurso de los políticos hoy, está plagado de mitos:

  • Los pro-abortos: argumentan que es derecho de la mujer elegir si se llega o no al término de un embarazo.
  • Los antis-abortos (próvida): sostienen que desde el momento de la concepción el feto tiene derecho a la vida.

Para tener una posición equilibrada sobre el derecho al aborto, hay que dejar de lado los mitos que se presentan en cada cultura porque son perniciosos.

De los mitos más usados es que este proceso causa depresión y puede conducir al suicidio. Es uno de los preferidos  por los grupos anti-aborto. Lo denominan Síndrome Post Aborto (SPA), un término acuñado por el Dr. Vincent Rue quien es un activista anti-aborto estadounidense.

A pesar de años de investigación no hay evidencia de que existe el SPA.  Un  reciente estudio realizado en Dinamarca, indica que la salud mental de 365,550 mujeres, incluyendo 84.620 que habían tenido abortos, no presentaban ningún aumento de daño psicológico, ni ningún riesgo elevado de suicidio.

El aborto causa cáncer

Siendo un problema con una importante carga emotiva, agregarle que el aborto produce cáncer es agobiante. Hay una campaña basada en el terror y no en la información y en la ciencia. Si la interrupción del embarazo se hace de manera insegura seguramente traerá consecuencias imborrables en la mujer, dependiendo de lo avanzado de su estado, del método usado y de quienes practican el procedimiento.

¿causa cancer?Este vínculo cáncer-aborto, no es apoyado por la literatura científica y la relación entre el cáncer de mama y el aborto inducido no son aceptados científicamente. Esta es una línea apoyada por los organismos internacionales como: el Colegio Real de Obstetras y Ginecólogos (RCOG), la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos (NCI) y el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG).

El aborto reduce la fertilidad

En Europa la mayoría de los procedimientos abortivos seguros se hace en las primeras 9 semanas, son terapéuticos, usan la pastilla y en los casos quirúrgicos es usada la técnica de succión, que es la recomendada por la OMS.  Ya es obsoleto el método de dilatación y curetaje (D&C) que lleva consigo los riesgos inherentes de restos en el útero y cicatrización que podrían conducir a complicaciones.

Los efectos de abortos actuales quirúrgicos o con medicamentos, no impactan en la fertilidad futura, eso es un hecho científico.

La verdad sobre el Aborto en América Latina y El Caribe

Mujeres defensoras de derechos humanos de toda América Latina y el Caribe se reunieron en Argentina y fijaron el 28 de septiembre para la reflexión en torno a la necesidad de la legalización del aborto en nuestra región. Así cada 28 de septiembre organizaciones y muchas personas en el mundo se unen en torno a la liberalización del aborto.

La interrupción deliberada del embarazo es una decisión a la que pueden acceder libremente las mujeres de sólo pocos países de América Latina, en los otros países, donde sí se puede, existen restricciones. África, Medio Oriente y Latinoamérica son las regiones con más prohibiciones en el mundo y por la misma razón donde más abortos inseguros se realizan. Son muchos los tipos de mitos, mentiras y falsas creencias en torno al aborto.

La educación es parte fundamental de una política que respete las libertades de la mujer en relación al derecho que tiene de decidir si llevar adelante una interrupción de un embarazo que esté ajustado a la ley y sea seguro para su salud.

Estos son algunos mitos en relación al acceso a servicios de aborto legal en el país suramericano Colombia:

  • mitos colombianosSi la mujer no tiene dinero no puede abortar. En Colombia la Interrupción Voluntaria del Embarazo está incluida en el Plan Obligatorio de Salud, esto significa que la Empresa Promotora de Salud debe hacerse cargo de los gastos.
  • Debe estar enferma para solicitar un aborto por causal salud. En este país, la mujer embarazada puede solicitar un aborto si piensa que seguir con el embarazo conlleva a la posibilidad de lesión a su salud.

No se le exige que espere a que se produzca el daño en su salud. El derecho a la salud establece el goce de mayor nivel de salud física, mental y social. Para realizar la atención, por ley los servicios de salud tienen un plazo máximo de 5 días a partir de la solicitud de la paciente.

  • Un poco de angustia no es razón para abortar. La tortura psicológica de no poder interrumpir un embarazo no deseado afecta la salud de la mujer. Existe la evidencia que señala que un embarazo no deseado o la maternidad forzada pueden aumentar el riesgo de experimentar problemas de salud mental, por lo que toda mujer en esta situación enfrenta un riesgo para su salud y no debe estar obligada a asumirlo. Ella tiene el derecho de interrumpir ese embarazo.
  • En internet hay opciones de aborto gratis. Cuando las leyes son restrictivas crean el caldo de cultivo ideal para la oferta clandestina de alternativas para abortar. Internet se hace el medio perfecto para promoverse, alunas veces ofrecen medicamentos de contrabando (sin permiso sanitario del país) y no son gratis. También se ofrecen servicios clandestinos sin garantía ni supervisión médica profesional y eso pondrá  en riesgo la salud de las mujeres que se sometan a ellos. Las recetas caseras, con base en hierbas, son otras opciones que pueden conducir a severos riesgos para la salud.
  • Solo los abortos hechos en los grandes hospitales son seguros. Como la mayoría de los abortos ocurren en las primeras 12 semanas del embarazo, en ese momento el tratamiento para la interrupción del embarazo tiene manejo ambulatorio en nivel básico de atención y por esta razón la afirmación hecha es una falsedad.
  • Sólo se puede interrumpir el embarazo en las primeras semanas. En Colombia, no hay límites de tiempos del embarazo. La atención a la  gestante está garantizada. Si un servicio de salud no cuenta con profesionales capacitados o no tiene el equipamiento adecuado debe de remitir el procedimiento a otro que si los tenga sin dilación.

¿Es cierto que en China se aborta selectivamente a las niñas?

En el mes de noviembre de 2014 la reconocida periodista Daniel Canal Franco publicó un artículo en donde hablaba de las historias que circulan sobre niñas que son abandonadas al nacer, de mujeres que son obligadas a abortar y de mujeres que lo hacen de manera selectiva dependiendo del sexo del feto y se preguntaba ¿Esta situación ocurre, o es una historia más sin fundamento que recorre las redes sociales?

chinaLa historia surgió a partir de que el gobierno optara por tomar medidas drásticas e implementara la política del hijo único en 1982. Prohibía a las parejas tener más de un hijo para controlar el crecimiento demográfico, tema sensible en un país donde habitan unos 1.300 millones de personas.
Para que tengan una referencia, en la Unión Europea viven 505 millones de personas, y en América Latina, aproximadamente 600 millones.

A razón de esto, el mito dice que las mujeres embarazadas abortan si el feto es femenino. China es una sociedad muy tradicional y le da mucha relevancia al hombre de la casa. Si un hijo se cazaba, su nueva esposa pasaba a ser parte de la familia, se ganaba una hija. En el caso contrario, cuando se casaba una hija, la familia perdía a un miembro.  Por este motivo se prefería a los hijos varones.  En estos tiempos ya los chinos no son tan tradicionalistas y ese mito parece caerse por su propio peso.

Según datos de la ONG  All Girls Allowed, en China se realizan al año 13 millones de abortos y el 27,3% de las mujeres que se encuentran en sus veinte años ya se han practicado un aborto. El aborto selectivo sí ocurre, pero es difícil saber el motivo por el que las mujeres abortan.

Otro aspecto que derriba el mito, es que en ese país las parejas no pueden conocer el sexo de su hijo antes de nacer.

Una historia que cambió la historia

probación de abortoEn 1970, dos graduados recientes de la Universidad de la Escuela de Leyes de Texas, Linda Coffee y Sarah Weddington, presentaron una demanda en nombre de una mujer embarazada (por violación), residente del área de Dallas Norma L. McCorvey ( “Jane Roe”), reclamando una ley de Texas que penaliza más abortos y viola los derechos constitucionales. La ley de Texas prohibió todos los abortos excepto los necesarios para salvar la vida de la madre.

Roe ha afirmado que, si bien su vida no estaba en peligro, no podía permitirse el lujo de viajar fuera del estado y tenía derecho a interrumpir su embarazo en un ambiente médico seguro. La demanda fue presentada contra Henry Wade, Dallas Fiscal del Campo, en un tribunal federal de Texas. El tribunal de Texas falló que la ley violaba la Constitución. Pero rehusó establecer una restricción en contra de las leyes sobre el aborto. Wade recurrió al Tribunal Supremo de EE.UU., que revisó el caso a lo largo de 1971 y 1972. Finalmente en 1973 se decidió que la mujer podía escoger si seguía o no con el embarazo, el derecho a la privacidad habría sido considerado fundamental bajo el manto protector  de la Constitución de los EEUU y por esta razón  no debía haber legislación en su contra.

Historias reales que te cambian la vida

chicas con historias sobre abortarNicole, 19 años

Era la primavera pasada. Ya estaba en la semana 11 de embarazo, quería mantenerlo y temía por él. Mi novio no podía ir al médico conmigo porque tenía prácticas de fútbol, Si hubiera ido, me habría sentido mejor. Quería demostrarle que lo amaba y que lo haría por él. Así llegué a las trece semanas, hice la cita en una clínica, a cuatro horas de distancia de donde vivíamos, pero una noche antes nos arrepentimos.

De repente, a las dos de la madrugada recibí una llamada y me dijo: vístete; pero no quería ir. Lloramos juntos todo el camino. No creo que el aborto sea un asesinato, pero siempre estuve en contra de él. Intenté pasar la tarjeta de crédito en la clínica y no pasó, él me preguntó que si era un invento mío para no hacerlo.

Luego, fuimos al cajero automático (ATM) y retiramos mil dólares. Estaba muy ansiosa, y él me dijo que no volvería a ocurrir. Lo hicimos y me sentí tan feliz. Nos fuimos a casa y él me decía que debía actuar como una mujer. Yo estaba con mucho sueño y cansada. Recuerdo haberle preguntado a la enfermera que si era cierto que una quedaba lamentándose después. Ella no me dijo nada, solo me vio tiernamente.

Ya ha pasado más de un año y a veces lloro por él, a solas. Mi novio no me habla nada al respecto porque dice que me traerá más dolor. Pero le digo que era nuestro bebé. He hablado con otras chicas y no conozco a ninguna que se haya hecho un aborto en ese lugar.

Cherisse, 39

Miré en las páginas amarillas e hice una cita en lo que creía que era una clínica de aborto. Enviaron una mujer para que hablara conmigo. Ella me dijo que, ella y su marido no habían querido a su primer hijo en un primer momento y pensó en abortar. Trató de convencerme para yo no abortara. Entonces me mostraron un video de un D & E (dilatación y evacuación). Fue algo horrible. En ese momento, no sabía que decir. Mi marido era un hombre de 28 años de edad, asistente legal, no era el estereotipo. Me enviaron a otro lugar para obtener una ecografía libre y el técnico dijo: “Si usted tiene un aborto ahora, podrás romper el útero y no será capaz de tener hijos en el futuro.” No tenía idea de lo que era cierto o no. No quería lamentar  más adelante no poder tener hijos. Me fui y tuve a mi hijo. Esas personas no estaban allí después que nació el bebé,  perdí mi trabajo y no podía pagar mis servicios públicos, alquiler y la comida. Desde entonces, he tenido tres abortos. No tenía ninguna información. Ha sido muy duro para mí.

Mira, 29

El día que me aceptaron en la universidad, yo tenía una prueba de embarazo positiva. Fui a un centro de salud comunitario y dije que quería hablar con una enfermera acerca de mis opciones. Ellos me dijeron que me fuera. Las tres clínicas más cercanas eran todos a 150 km. Tomé prestado el coche de mi madre. Mi novio, ahora mi marido, fue conmigo. Sinceramente, no recuerdo cómo se nos ocurrió, nos cobraban 700$. Nos fuimos a las 5 p.m. después del trabajo. Fue al final del invierno, frío. Nos quedamos en un hotel. Yo no pude dormir. Me sentí muy nerviosa. Me hubiera gustado tener a alguien conocido, además de mi novio que estaba conmigo. Llegamos a la clínica, me acuerdo que el médico me tomó la mano. Diez minutos más tarde, estaba hecho el procedimiento.

Conclusiones

Como se ha escrito en todas partes del mundo el tema del aborto está rodeado de tabúes; pero desde tiempos inmemoriales se practica. El escrito egipcio Kahun (1850 AC) indica heces de cocodrilo para prevenir la concepción o como abortivo. Mientras que para la cultura árabe se recomienda con frecuencia heces de elefante. Es abundante la literatura antigua sobre el tema.

Durante mucho tiempo, sobre todo después de la masificación del cristianismo, a las mujeres que han considerado la interrupción deliberada de un embarazo.  Se les ha negado la información acerca de los  procedimientos quirúrgicos o médicos y se debe garantizar que ninguna mujer lamente el tomar una decisión porque no se dio la debida información o los recursos adecuados sobre los riesgos potenciales para la salud asociados además de los recursos disponibles para poder asistirles durante un embarazo.

Los mitos son producto de verdades que se encuentran ocultas o por desinformación y a lo largo de la historia han sido usados para manipular a los grupos sociales en función de los intereses de quienes manejan el poder. La información en estos tiempos está ahora al alcance de más personas y eso ha comenzado a ejercer presión sobre lo que es realmente importante para las personas que viven en sociedad.

¿Quién no ha escuchado que el coito es peligroso y dañino para el feto?  Nada más alejado de la realidad, el sexo durante el embarazo es seguro si no existe alguna restricción médica. Es un mito como el que durante la menstruación la mujer no debe practicar deporte ni bañarse. ¿Qué crees? ¿No te bañas durante la menstruación?

O  la creencia de que solo puedes quedar embarazada si hay eyaculación. Es otro mito, porque antes de eyacular el hombre segrega líquido seminal para lubricar y limpiar el conducto por donde saldrá el semen, y este también contiene también espermatozoides que pueden preñar a la mujer si entran en contacto con la vagina.

La educación adecuada hace la diferencia cuando se trata de temas Tabú como el aborto. Si te informas adecuadamente puedes tener lo que la OMS denomina aborto seguro.