¿Qué es el aborto bioquímico? Síntomas y cómo evitarlo

En palabras sencillas, un aborto bioquímico consiste en la interrupción de la gestación poco después que el óvulo fue fecundado y que no logró anidar en el útero, por lo que baja con la menstruación.

En la mayoría de las ocasiones este término está asociado a fecundaciones in vitro, que a pesar de haber dado un resultado inicial positivo, el embrión no se desarrolla y muere.

Estos abortos ocurren en el 10 por ciento de los casos de las fecundaciones in vitro, sin embargo, esto también se presenta en embarazos naturales, pero habitualmente pasa desapercibido porque es un acontecimiento imperceptible para la mujer y suele confundirse con un retraso de la menstruación.

¿Cómo se produce?

Cuando el óvulo es fecundado y se implanta en las paredes del útero empieza a segregarse la hormona HCG (gonadotropina coriónica humana), que puede ser detectada en pruebas de embarazo, tanto de orina como de sangre, pero –según estudios- más del 50 por ciento de los óvulos no prosperan y son desechados.

Que es aborto bioquímicoEsto también es llamado embarazo bioquímico o microaborto, ya que se trata de una pérdida tan precoz que no se ve en ecografías, ni es necesario administrar algún medicamento o hacer un legrado para solventarlo, ya que –como mencionamos anteriormente- es desechado con la menstruación.

A las mujeres que han sufrido de un aborto bioquímico le asaltan las dudas, se preguntan ¿qué consecuencias tiene este diagnóstico?, ¿es esto un obstáculo para el futuro?, ¿podré intentar otro tratamiento?…

La buena noticia es que la experiencia clínica y diversos estudios sobre el tema indican que, después de un microaborto se incrementan las posibilidades de éxito de una fecundación in vitro.

No obstante, el impacto emocional de una pérdida, por pequeña que sea, puede ser negativo. Es por ello que resulta importante la información previa que se le ofrezca a la pareja antes de iniciar cualquier procedimiento de reproducción asistida, así como para la toma de decisiones en el futuro.

Aborto bioquímico: Síntomas

  • Dolores de espalda, relacionados a los dolores menstruales
  • Contracciones dolorosas
  • Sangrado vaginal de color rojo brillante
  • Expulsión de coágulos
  • Disminución de algunos síntomas de embarazo

Si tienes algunos de estos síntomas durante las primeras 20 semanas del embarazo, es importante que acudas cuanto antes a tu médico.

¿Cuáles son las causas del aborto bioquímico?

Las razones son variadas, y la mayoría de las veces no se sabe realmente cuál fue la causa de que sucediera la pérdida. Sin embargo, te presentamos las causas más comunes:

  • Durante el primer trimestre del embarazo, la causa más común es que el embrión presenta alguna anormalidad en el ADN de sus células y esto evita su desarrollo.
  • Posibles alteraciones en el ADN del óvulo y/o del espermatozoide.
  • Problemas hormonales, o afecciones de la salud de la madre.
  • El estilo de vida de los padres: tabaquismo, consumo de bebidas alcohólicas, alimentación desbalanceada, exposición a sustancias tóxicas, inestabilidad familiar, emocional, estrés, entre otros.

¿Cómo evitar que esto suceda?

Además de llevar una vida saludable, éstos son algunos consejos que pueden ayudar a la mujer a evitar tener abortos bioquímicos:

  • Evitar tener relaciones sexuales, mientras se sospecha de embarazo, ya que las mujeres que han sufrido abortos bioquímicos son más propensas a repetir estos episodios si se tiene relaciones sexuales, sobre todo al inicio del embarazo.
  • Evitar hacer grandes esfuerzos, así como actividades extenuantes y difíciles.
  • Descansar el mayor número de horas posible cada día. Las horas de sueño constituyen un factor esencial si el objetivo es evitar el aborto bioquímico.
  • Evitar situaciones desencadenantes de estrés.
  • En caso de tener sangrado por implantación, ser más cuidadosos que si no se tiene.
  • Consumir ácido fólico: es muy importante para el feto en general. Contribuye a evitar que se produzca un aborto bioquímico. Varios estudios confirman que las féminas que han consumido ácido fólico (antes y durante el embarazo) han disminuido hasta en un 70 por ciento el riesgo de que el bebé sufra complicaciones y defectos congénitos.

El proceso de embarazo es una experiencia maravillosa, pero un aborto bioquímico, el cual es equivalente a cualquier otra pérdida, tiene, sin duda alguna, repercusiones negativas en la vida de la mujer, de la pareja, e incluso en la vida familiar. Es un momento difícil y en muchos casos tiene efectos devastadores para la mujer.

Algunas mujeres o parejas suelen recuperarse rápidamente tras experimentar un aborto bioquímico. Pero esto varía según las circunstancias familiares, económicas y el contexto social y laboral en el que ocurra este aborto, pues todos estos factores, influyen en mayor o menor grado en cuán exitoso es el proceso de restablecimiento emocional después de este evento.

Aborto bioquímico: Síntomas

Sensaciones tales como ansiedad, angustia, incertidumbre, estrés y obsesión podrían provocar la somatización de diversas formas, lo cual podría desencadenar un nuevo microaborto o aborto bioquímico las próximas veces en que se logre la fecundación.

Sea cual fuere el tipo de aborto que experimente una mujer, es fundamental que las personas cercanas a ella permanezcan receptivas a las diferentes reacciones y expresiones de sentimientos que ocurren tras haber vivido esta experiencia. Es importante descartar toda clase de juicios de valor y escuchar de manera abierta cualquier información que pueda servirnos para prestar apoyo y así contribuir a mejorar el mundo emocional de quien ha sufrido una pérdida. Evitar tratar sobre el tema podría propiciar un efecto de aislamiento.

También es crucial evitar que el frecuente sentimiento de culpabilidad pueda propiciar la depresión. Existen casos en los que suelen aparecer conductas destructivas tales como el alcoholismo, los desórdenes alimenticios o los pensamientos suicidas.

En muchas ocasiones es perjudicial intentar restar importancia al suceso. Una de las mejores estrategias que ayudarán a cambiar la situación positivamente, es conservar el respeto de permitir que sea la propia mujer afectada quien asigne el nivel de importancia de ese suceso.

En casos en los que la situación es difícil de superar es recomendable recurrir a un especialista, y así prevenir la depresión o la ansiedad por lograr tener un bebé. También existen alternativas como grupos y asociaciones de mujeres que han tenido esta experiencia, y contribuyen de manera efectiva y positiva a la recuperación emocional.