Aborto Electivo: ¿Qué es? ¿Cuál es el procedimiento?

En este apartado
  1. Aborto Electivo: ¿Qué es? ¿Cuál es el procedimiento?

Desde tiempos lejanos, las mujeres han podido optar de manera libre o no, interrumpir su embarazo por razones diversas, lidiando con situaciones y creencias que van más allá de la investigación científica, la religión y condición social. Hasta hoy, se mantiene la controversia y se sigue evaluando el entorno que lleva a tomar tan importante decisión.

Existen diferentes formas de abordar este hecho y se han clasificado para entender mejor el por qué se practica este procedimiento.

El aborto electivo es el método elegido cuando se toma la decisión de poner fin al embarazo debido a una causa de fuerza mayor y que corresponde a una inestabilidad física y emocional de la madre, la cual pone en riesgo su bienestar.

El procedimiento debe realizarse antes de las 12 semanas por temas legales y clínico. Toda gravidez que pase las 20 semanas de desarrollo y sea interrumpido, se llamará parto prematuro.

En diversas literaturas podremos encontrarlo como aborto terapéutico, lo cual indica una fuente similar y puede crear confusiones. Para entenderlo mejor: el electivo se realiza cuando la futura madre es abusada sexualmente o no puede mantener económicamente la gestación, así como por presión social. El terapéutico se indica cuando la fémina corre un grave riesgo de salud que puede conllevar a la muerte. Además, se destaca que el periodo en que puede ocurrir el evento sea a las 23 semanas y con un peso de 500 gramos del feto.

Aunque se traduzca a un parto prematuro, el seguimiento clínico y los estudios determinan el fin de la gestación por lo que es deliberado.

Las causas clínicas por la que se puede recomendar esta técnica son: problemas cardiacos, respiratorios, cánceres, lesiones neurológicas, enfermedades congénitas, hipertensión, entre otros.

que es un aborto electivoLas razones sociales que implican el estado económico, familiar y religioso de la madre pueden ser altamente cuestionadas. Sin embargo, mediante leyes en diferentes países es posible la excepción y la aceptación sobre la decisión de no continuar con el embarazo.

¿Cómo es el procedimiento?

El tratamiento se realiza a la octava y duodécima semana de desarrollo e implica la ampliación del cuello uterino y la extracción de todo el contenido incluyendo al feto, succionando las paredes internas del útero. Es posible que no se consiga la completa extirpación del contenido y debe ser realizado a nivel quirúrgico.

Existen varios medicamentos de elección para evitar el uso de la anestesia e inducir la expulsión. Aunque, es probable que de igual forma deba acudir a una intervención para concluir el procedimiento debido a las mismas complicaciones que optando por el método inicial.

Cualquiera de los modos a elegir, se requiere de una evaluación previa por parte del especialista y deberá ir acompañado de estudios médicos y ser realizados en centros calificados con personal adecuado.

Como toda intervención, existen consecuencias y algunos síntomas que pueden evidenciarse de menor a gran escala, como: mareos, náuseas, vómitos, cólicos prominentes y extendidos, sangrado vaginal continuo, mala cicatrización, infecciones uterinas, fiebre, flujo vaginal purulento o de olor fétido y si la madre posee un tipo de sangre RH negativa, deberá ser sometida a transfusión o recibir inmunoglobulina humana para evitar complicaciones en un futuro embarazo.

Informarse adecuadamente sobre el personal y el centro de salud colabora en la disminución de complicaciones futuras e irreversibles. Si existe alguna presión emocional, financiera o mística, es importante buscar apoyo, ya sea en grupos especializados o familiares. Estar al día con las normativas del país de origen guiará mejor la decisión y cómo deber ser tratada aunque no sea favorable; y sobre todo, evitar acudir a centros clandestinos y usar formas poco seguras y de dudosa procedencia.