Aborto Espontáneo: ¿Por Qué Ocurre?

En este apartado
aborto espontáneo

Aproximadamente del 10 al 20 por ciento de los embarazos pueden terminar con una pérdida natural con una inclinación antes de las 12 semanas de gravidez.

Es importante destacar que no se debe confundir la pérdida del embarazo con la pérdida de un óvulo fecundado. Se estima que entre el 30 al 50 por cientos de los óvulos fecundados se pierden antes o después de la implantación.

Existen ciertas categorías que determinan la pérdida del embarazo de manera natural dependiendo el avance del mismo:

  • Retenido: en el caso donde no hay ningún tipo de desahucio del feto o restos de placenta.
  • Infectado: ocurre cuando el producto de la concepción y el encalado del vientre se infectan (sepsia).
  • Inevitable: no es posible evitar los síntomas y la expulsión se hace evidente.
  • Incompleto: se determina debido a que los restos de la concepción no son expulsados completamente.
  • Completo: se manifiesta al ser completamente extraídos todos los componentes (tejidos) de la concepción.

El tipo de aborto natural que se pueda presentar dependiendo del término en que se encuentra debe ser valorado por el especialista.

¿Cuáles son las causas del aborto espontáneo?

aborto espontáneo

Conocer el origen de la interrupción involuntaria del embarazo puede ser indeterminado. Sin embargo, hay que tener en detalle posibles detonantes que ayudarían a incurrir en la concepción y posteriormente conseguir la pérdida del feto.

Existen causas de origen cromosómico que pudieran impedir el desarrollo del embrión; por lo que es de mucha ayuda conocer a qué nos referimos cuando hablamos de cromosoma.

Los cromosomas son estructuras que se disponen en el núcleo de las células que trasladan el ADN que contiene los genes y es la base para la formación del ser humano. Los genes nos indican las características físicas y químicas de nuestro cuerpo: tamaño, forma, color de cabello, de ojos, tipo de sangre, el sexo del bebé y ciertas condiciones o inclinaciones a nivel patológico que se puedan presentar en el futuro, e incluso durante el desarrollo del embrión.

Si algún desperfecto en la lectura del ADN o error en la codificación del mismo (El ADN se maneja mediante códigos), podría generar inconvenientes para mantener la concepción con una interrupción como consecuencia. Por lo general antes de las 12 semanas de gravidez.

Otras causas pueden ser derivadas de mala implantación del óvulo fertilizado. Sumando la carga cromosómica y el inadecuado proceso de implantación podemos dar pie a un embarazo anembrionario.

La falla temprana del embarazo embrionario o anembrionario, es un tipo de pérdida natural del embarazo debido a que el óvulo fecundado se posiciona en el útero, pero el embrión deja de progresar a una fase temprana o simplemente no de forma. Esta condición se le conoce como “saco gestacional vacío”, y es posible desconocerlo hasta finales del primer trimestre.

Se destacan algunas condiciones que pudieran provocar los abortos espontáneos, pero con algunas particularidades que no se presentan en todos los casos de pérdida del embarazo.

  1. Afecciones crónicas: estas pueden ser hormonales (síndrome del ovario poliquístico: SOP), condiciones como la diabetes no controlada, patologías del sistema inmunitario como Lupus, enfermedades hereditarias como dificultad en la coagulación de la sangre,
  2. Problemas uterinos cervicales: predomina cuello uterino débil o insuficiencia cervical (dilatación prematura del cuello uterino), anomalía uterina (diferencias de tamaño y estructura del útero), lo cual podría impedir el desarrollo del feto.
  3. Infecciones: si se presentan cierto virus como, VIH, VPH, sarampión, citomegalovirus, parvovirus, vaginosis bacteriana, gonorrea, paperas, rubéola, etc.
  4. Obesidad: para nadie es un secreto que la obesidad es una enfermedad de cuidado y con un promedio de vida baja, por lo que concebir con aumento significativo de peso acarrear problemas en los diferentes órganos vitales y el desarrollo del bebé.
  5. Factores paternos: algunos estudios ha y siguen demostrando la relación entre el esperma y algunos agentes externos y químicos como plomo, mercurio, pesticidas, entre otros. Esto aún sin determinar pero que ha dado pie a pensar en posibles factores paternos como agentes en este proceso.
  6. Agentes tóxicos: los elementos medioambientales pueden incrementar el riesgo a la pérdida. Algunos de ellos son: benzina, plomo, arsénico, dosis altas de radiación y gases.
  7. Fumar y beber: el consumo del tabaco, el alcohol y estupefacientes son altamente nocivos para el embarazo. Además, si este llegara a desarrollarse con él podría acompañarse ciertas enfermedades de bajo y alto riesgo.
  8. Medicamentos: algunas medicinas son peligrosas para el embarazo y es por eso que se debe consultar con el médico encargado, leer la receta con atención y sobre todo las advertencias.
  9. Antecedentes: el riesgo aumenta si la madre ha tenido de dos a más pérdidas.
  10. Antecedentes de problemas genéticos: si la madre, el padre o algún miembro de la familia presenta alguna anomalía o ha sido diagnosticado en otro embarazo es posible que esto eleve la probabilidad de abortar.
  11. Edad: este factor es uno de los más polémicos, dado que hoy día los avances posibilitan concebir a edad avanzada. Sin embargo, la posibilidad de tener una pérdida a los 40 años, por ejemplo, son altas en comparación a quedar encinta a los 20 años. Esto se debe a que las anormalidades cromosómicas son más factibles a esa edad, así que el número de hijos que se tienen.

El estrés y el estilo de vida determinan de manera prudente el riesgo de tener una interrupción involuntaria del embarazo, así como concebir poco tiempo después de haber dado a luz.

Cualquiera de los factores presentados es importante estar al tanto de la evolución del embarazo, por lo que acudir regularmente al médico y atender a todas las pruebas recomendada por él, determinan el detonante a una posible pérdida y cómo tratarlo. Incluso, respondiendo a los llamados del especialista, hay señales que indican el posible aborto y que deben ser conocidos en detalle.