Diferencias entre aborto terapéutico y eugenésico

En este apartado

Algunas leyes o permisos van dirigidos a un tipo en particular o a ambos. Para ello, es importante conocer sus puntualidades y diferencias.

Este se da con fin de conservar la salud de la madre, algunas patologías que presenta ponen en riesgo su vida, y al estar encinta y sobrellevar todos los cambios que su cuerpo experimenta se dispone de prescindir del feto. Si la madre no sobrevive el feto tampoco lo hará.  En cambio, el Eugenésico se aplica cuando el feto presenta malformaciones que ponen en peligro su vida y restan posibilidad de mantenerse con vida una vez nacido.

Conocer esas enfermedades nos guiará mejor en cómo manejar dicha situación y si tomar la decisión de interrumpir el embarazo es la mejor opción.

Agenesia diafragmática: Es la falta del músculo diafragmático del feto. Puede parcial o completa.

Agenesia renal: usencia de los riñones.

Atresia traqueal: o laríngea, es la falta de parcial o completa de la tráquea. También puede ser una obstrucción en el área.

Holoprosencefalia alobar: ocurre cuando el cerebro no se separa del prosencéfalo, lo cual conlleva a anomalías rígidas como unión de los ojos y entre otras relacionadas a facciones y funciones del rostro.

Exencefalia: es la localización externa del cerebro, es decir, no se sitúa en el cráneo.

Anencefalia: malformación del cerebro en el cual no se forma completamente y solo se desarrolla una parte de él. Incluye el cráneo y el cuero cabelludo.

Ectopia cordis: ubicación anómala del corazón, debido a una malformación en la formación del esternón.  El corazón se ubica fuera de la caja torácica.

Hidropesía severa: es una afección que provoca un edema debido a la cantidad excesiva de líquido que se evidencia del torrente sanguíneo e ingresa a varios tejidos corporales.

Esclerosis tuberosa: formación de tumores en diferentes órganos como el cerebro, pulmones, corazón, etc.

Alteraciones estructurales del sistema nervioso: estas alteraciones pueden incluir, leucomalacia (lesión de la sustancia blanca cercana a los ventrículos, lo que se origina una parálisis cerebral, dificultades cognitivas) y esquizencefalia (hendiduras en los hemisferios cerebrales).

Hidrocefalia: acumulación de líquido cefalorraquídeo (LCR), produciendo hinchazón en el cerebro y alta presión contra el cráneo.

Encefalocele: defecto del tubo neural afectando el encéfalo formado por el cerebro, el cerebelo y el tallo cerebral. La encefalocele se presenta al no cerrarse del tubo neural y el resultado es una abertura en la línea media de la parte alta del cráneo.      Normalmente se detecta después del embarazo, pero estudios genéticos pueden hacer el diagnóstico antes del parto.

Pentalogía de Cantrell: o síndrome toraco abdominal, es un defecto que afecta la formación del diagrama, pericardio (membrana que recubre el corazón) y parte del esternón.

Cromosopatías: patologías referentes a los cromosomas. Trisonomía 13 (malformaciones oculares, cardiacos, cerebrales, retardo psicomotor y dimorfismo facial), trisomía 18 (anomalías en las extremidades, malformaciones viscerales y retraso de crecimiento) y trisonomía 9 (importante retraso mental, afección de varios órganos y alteraciones oculares).

Algunas malformaciones pueden ser incompatibles con la vida e incurables como las ya mencionadas y algunas no descritas como malformaciones cardíacas específicas, hipoplasia grave de vermis cerebeloso, hernia diafragmática grave, tumores con compromiso a estructuras vitales, displasia esquelética letal, síndrome de bandas amnióticas y patología renal bilateral son secuencia de Potter.

Las malformaciones congénitas o genéticas son sumamente graves y el desarrollo del feto se ve comprometido de una manera excepcional. Querer mantener el embarazo aun con conocimiento de la presencia de algunas de las enfermedades descritas puede llevar a un parto complicado y la muerte del bebé al nacer o a los pocos días del alumbramiento. La calidad de vida es sin duda vital para el neonato y es por ello que el eugenésico es en muchos casos la única opción para fomentar el bienestar del embarazo sabiendo que el feto no se formará correctamente.

Conociendo qué tipo se presenta de acuerdo a la situación particular del caso, es necesario enfatizar el papel de la madre entorno a la toma de decisión de aceptación o rechazo en la práctica de la interrupción voluntaria del embarazo terapéutica y eugenésica.

Destacando la autonomía que adquiere como individuo, la futura madre puede participar en la toma de decisiones, solo si su estado clínico lo permite. Es importante que el clínico le participe toda la información con respecto a su caso. Esto no significa que el clínico deba atender a la solicitud de la madre, ya que este está en la obligación de mantener el bienestar general de la madre y del feto, aunque esto pueda llevar a la decisión de uno de los dos, siendo la primera en tener prioridad.

Las causas del terapéutico deben estar enfocadas en criterios estrictamente clínicos con alta evidencia de que la patología diagnosticada es de cuidado y con consecuencias irreversibles. Respetando la posición que cada persona puede tener con respecto al tema, su inclinación hacía la religión, las leyes y la ética, esto no debería ser visto como un procedimiento para “deshacerse de un embarazo”. Hablamos de un tema de salud que compromete a la madre y por consiguiente al feto. Aunque no pretendemos optar por posiciones definidas bajos criterios personales, solo con visión a la calidad de vida de los individuos.

Así como el eugenésico se aplica para el bienestar del feto, aun cuando lleve a su muerte, se debe enfocar en la calidad de vida que tendrá al nacer si sobrevive a la enfermedad. Para las madres no es sencillo puesto que bajo las leyes que se ejercen en su país de origen o en donde residen no es aplicable los tipos mencionados, lo que conlleva a someterse a métodos poco ortodoxos, en instituciones o lugares no aptos y con personal poco calificado, aumentando el índice de mortalidad en las mujeres que lo practican.

Las causas del eugenésico y del terapéutico varían en un contenido delicado y es con respecto a los derechos de los discapacitados. La aplicación del aborto eugenésico se da también por patologías como el síndrome de Down y otras de semejanzas, lo que ha llevado a discusiones del tipo moral más de lo que ya se lleva hablando desde hace años. La controversia hacia el tema también se evidencia ya que muchas condiciones son defendidas y la integración de esos individuos con discapacidad está en aumento.

Más que querer elegir la opción acertada, es poner la salud en primer plano, tanto de la madre como la del hijo no nacido.