¿Cuáles son las pastillas abortivas seguras?

En este apartado

El misoprostol es utilizado para la prevención y el tratamiento de úlceras gástricas y duodenales, pero en su presentación de inserción vaginal sirve para inducción de trabajo de parto en mujeres cuyo embarazo está a término, ya que produce contracciones en el útero.

Gracias al efecto dilatador que tiene es usado en muchos países para la inducción del parto, y combinada con otros fármacos como la mifepristona o RU-486 sirve para la interrupción voluntaria del embarazo.

Éstos son los fármacos de referencia para el aborto con medicamentos, la píldora abortiva RU-486 es usada como abortifaciente en las primeras semanas de embarazo y en menor dosis como anticonceptivo de emergencia en los días siguientes al coito.

Las pastillas Misoprostol (denominación genérica) son las píldoras abortivas más conocidas; aunque también pueden conocerse como oxaprost, cyprostol, arthrotec, misotrol o mibetec. La pastilla cyrux también es misoprostol pero en su presentación genérica.

Sin embargo, el nombre más conocido para estas pastillas es Cytotec, el nombre comercial que tiene el misoprostol en América Latina. Estas son unas tabletas blancas, hexagonales y que lleva impresa en la pastilla el número  “1461” en una de sus  caras.

Es importante conocer estas características para evitar consumir medicamentos abortivos falsificados y que se hacen pasar por Cytotec, ya que no se garantiza la efectividad del tratamiento, ni de los efectos secundarios que pueden traer.

En países como Colombia, Ecuador y Perú, donde no es legal la interrupción voluntaria del embarazo a solicitud de la mujer, curiosamente es el medicamento más empleado para dicha finalidad, lo que abre el debate sobre su libre comercialización y sobre la orientación para su uso, así como de métodos seguros para terminar con un embarazo no deseado de manera voluntaria a través de medicamentos.

Antes de que la mujer tome la decisión de ingerir los fármacos abortivos debe tener ciertas precauciones como:

  • Asegurarse de que está embarazada: para ello es recomendable hacerse un examen de sangre y una ecografía para saber cuántas semanas tiene de embarazo.

Con una ecografía la mujer también puede saber si el feto está localizado en el útero y así descarta embarazos ectópicos, ya que en estos casos no se pueden usar estos medicamentos.

  • La mujer debe estar completamente segura de querer terminar con el embarazo, ya que no es un tratamiento que pueda ser revertido, si se continúa con un embarazo luego de un aborto fallido hay grandes posibilidades de deformaciones en el feto, sobre todo en manos y pies.
  • La mujer debe tener menos de 12 semanas de embarazo, de ser este periodo superior, pueden presentarse complicaciones médicas y el tratamiento no será efectivo.
  • Al momento de tomar fármacos abortivos la mujer no debe estar sola, es importante que tenga a alguien cerca que ayude en caso de complicaciones.
  • La mujer que opte por este método, no debe sufrir ninguna enfermedad seria; por ejemplo, si la mujer padece anemia, podrían surgir problemas tras una fuerte pérdida de sangre.
  • La mujer no deberá consumir drogas ni alcohol durante el tratamiento.
  • No se puede abortar con pastillas si la mujer tiene colocado un aparato intrauterino o DIU. Si una mujer tiene un DIU y está embarazada debe hacerse una ecografía porque el riesgo de embarazo ectópico es mayor, en caso de que sea un embarazo normal, deberá extraerse el aparato intrauterino antes de practicar el aborto.